11 diciembre 2007

Libros en la televisión

El otro día descubrí en La 2 un programa estrenado recientemente, Página 2. Me sorprendió gratamente y lo encuentro un gran acierto para los tiempos que corren. Por fin se puede decir que la televisión y los libros han encontrado un formato en el que se llevan bien, dejando atrás mesas redondas en las que los cuatro de siempre se sientan a despachar sus libros (que no digo que no esté bien, pero nadie lo ve).




El programa dura escasamente media hora, pero en ella se hacen diversas secciones de no más de tres o cuatro minutos, para no perder el ritmo en ningún momento. Esto conlleva en algunos casos un tratamiento superficial, pero tiene la ventaja de que si no te interesa te esperas porque dentro de tres minutos vendrá otra sección diferente. Además, si te gusta la literatura, a no ser que le tengas manía al autor de ese día no tiene porque hacerse pesado.

No es un programa para eruditos ni intelectuales elitistas, sino que trata la lectura como algo para todos los públicos, como algo divertido y entretenido. Se habla de literatura comercial, pero es literatura al fin y al cabo, e incita a leer, que es lo que hace falta. Una vez tengamos eso conseguido ya hablaremos de una lectura de estadio superior.

Se entrevista a un autor, se repasa la lista de los más vendidos y las novedades, se trata la siempre eterna relación entre el cine y su inspiración en las obras literarias, se dan a conocer temas relacionados con los libros como el bookcrossing o las subastas de libros... También la audiencia puede participar, en su web se pueden hacer preguntas relacionadas con los libros y se organizan concursos de microrelatos.


Todo ello en un escenario cambiante, la calle, que además, la mayoría de veces es Barcelona (está producido en el centro de TVE de Sant Cugat). El programa se traslada a los lugares en los que el autor sitúa la novela, o escenarios cotidianos para la audiencia como el gimnasio o el parque, donde se ve a gente leyendo los libros recomendados. Por su parte, el presentador, Óscar López, se convierte en un personaje con la camiseta del programa allá dónde va, y se dirige al espectador de una manera directa, que espero que conecte con el público.

Ojala con este programa algún joven se atreva a coger un libro más allá de los del colegio o instituto y así, en el próximo informe PISA mejoramos. O algún lector poco habitual se atreva con un nuevo libro. Ojala, así se podrá decir que la televisión hace servicio público.

1 comentarios:

Borrego dijo...

Bah!... antes molabas... xDxD avisa, no, k tens blog? xDxD periodista tenia k ser...xD