12 mayo 2007

Sábado

Los sábados son un día especial. Tienen un matiz y una manera de ser que se ha acabado convirtiendo en mi día favorito. Parte del viernes lo paso pensando en el sábado. Parte del domingo, recordando el sábado.

Los sábados significan radio. Significan poder disfrutar haciendo aquello que más te gusta de la manera que mejor te sientes. Los viernes acostumbro a dormir muy poco, pero el sueño y el cansancio se desvanecen en cuanto cruzo la puerta de la radio. Allí todo es diferente: sonrisas, carcajadas, nervios, errores, estrés, diversión, satisfacción, orgullo... Todos los sentimientos se dan cita en aquel lugar.


Después de la radio, directo hacia ti. Los sábados son nuestro día. Es un día de comidas, cenas, gofres, helados, cafés. De películas, compras, paseos, escapadas, música. De noches, autobuses nocturnos, abrazos, sonrisas, besos, miradas... Es nuestro momento, el momento por el que vale la pena pasar de lunes a viernes semana tras semana. Simplemente por llegar al sábado, por llegar a ti.

Por eso, un sábado sin ti es un sábado incompleto. No tiene ningún sentido pasar toda la semana, si llega el día D y no estás aquí.

1 comentarios:

tu manito dijo...

claro, claro, claro y después son otros a los que les salen cosas supermegaultra pastelosas no? jajajaja anda que.. porque me pillas bajo de defensas si no te hace un hipercomentario pero.. ya sabes que hay circunstancias que no ayudan nada para que venga la inspiracion, aunque omitiremos dar aqui esas razones :pp

bueno ahora en serio, con respecto a la primera parte de tu escrito.. lucha por ello

y con respecto a la segunda parte.. lucha mucho mas que hay cosas por las que merece y mucho la pena luchar

un abrazoooooooooo